trabajo deseado

4 consejos para conseguir el trabajo deseado sin experiencia previa

Si hubiera algo más frustrante que buscar el empleo, sería llevar todos los días esperando que suene el teléfono como respuesta a una solicitud de empleo.

Pero ¿por qué es tan difícil pasar a la entrevista?

Porque las compañías eligen candidatos cualificados y con experiencia.

Si ven en vuestro currículum que no habéis trabajado en el puesto similar o por lo menos en dicha área, os dan puntuación ninguna o muy baja. Que en muchos casos no basta para invitaros a la entrevista, donde podríais demostrar la capacidad de cumplir los requisitos sin la experiencia previa.

¿Cómo podemos aspirar a un puesto sin que nuestra solicitud acabe directamente en la basura?

¿Cómo rellenar el hueco en el currículo?

¿Sois universitarios sin experiencia?

Dicen que donde hay voluntad, hay un camino. Para todos los que tienen la voluntad pero están buscando el camino, dedico estos 4 consejos para conseguir el trabajo deseado sin la experiencia previa.

1.Acentuar las habilidades y entusiasmo

Para evitar la frustración después de otro rechazo sin poder acudir a la entrevista, enfocaos en la calidad de currículum y de la carta de presentación. Siendo estudiante o contable, seguramente encontráis en vuestra vida momentos que se pueden conectar al puesto deseado.

Buscamos el escritor que todos llevamos dentro y describimos estas experiencias para que sea fácil de leer y para convencer al lector que somos los candidatos oportunos.

Ponemos el ejemplo de un contable que quiere trabajar en el área social. La organización garante está buscando una persona con la experiencia previa por lo menos un año. Así que acentuamos las habilidades que hemos obtenido en el puesto actual, y la manera de aprovecharlas en el puesto deseado.

Organización – sabemos manejar las cuentas de los clientes y nos ofrecemos para organizar una charla de este tema para los demás compañeros

Comunicación – En el puesto actual estamos en el contacto con los clientes tanto por el teléfono, por la vía electrónica como personalmente. Discutimos con los clientes sobre su situación financiera y le ofrecemos soluciones.

El pensamiento crítico – Muchas veces tenemos que tomar algunas decisiones difíciles, para ayudar a los clientes salvar sus cuentas.

Al final en el resumen, mencionamos estos aspectos en el primer puesto:

“Actualmente trabajo como contable para la compañía X, y me ofrezco como candidato para el puesto de asistente social. Mis principales cualidades son perfecta organización, comunicación y pensamiento crítico. Tengo una excelente capacidad de trabajar bajo presión y en casos difíciles.”

2.Advertir las aficiones o proyectos relacionados con el puesto deseado

“Experiencia” no tiene que significar necesariamente el trabajo pagado. Se trata de varias actividades, que corresponden con lo que pretendemos a ejecutar. Pueden ser trabajos voluntarios, temporales, proyectos para la familia o amigos, actividades extraescolares – en breve, todo lo que se puede valorar como una experiencia en el área.

En cuanto empezamos crear algo ya estamos ganando experiencia. Por eso nunca sobrevaloréis las actividades de tiempo libre, porque un día pueden ser muy útiles.

Cuando hablamos de este tipo de experiencia, debemos de ser concretos, tener preparadas las pruebas.

3.Ser natural

¿Sois creativos?

¿Vuestros amigos os describen como una persona optimista?

¿Creer ser amistosos, trabajadores y honestos?

Entonces podéis ser más atractivos, para el empleador potencial, que los candidatos expertos. Porque ellos a lo mejor no revelan estos aspectos de los seres humanos.

Según algunas teorías, los encargados valoran sobre todo 3 cosas:

Pasión – Mostramos que queremos el puesto más que otros. Que a pesar de la falta de experiencia tenemos algo, que no tienen los demás candidatos: ganas y felicidad que os acompañarán al trabajo todos los días.

Entusiasmo – El interés por el puesto no puede desaparecer durante todo el proceso, desde el currículo, tras la carta de presentación, hasta la entrevista. El responsable de recursos humanos no se tiene que dar cuenta de que existen otras ofertas del trabajo a las que habéis reaccionado. Insinuamos todo lo que hemos invertido en esta entrevista, que estamos entusiasmados para poder seguir invirtiendo.

Presentación de sí mismo – Sonrisa. Mostramos la confianza en nuestra personalidad. Lo confirmamos con el fuerte apretón de manos. Aseguramos, con la postura, al encargado de que sabemos perfectamente lo que hacemos y que estamos dispuestos a ejecutar precisamente este trabajo sin experiencia previa. Primera impresión es muy importante. Se puede decir que si le impresionamos en primeros minutos, la batalla está medio ganada.

Las compañías y encargados pierden dinero cada día por la culpa de los empleados vagos y con pocas ganas de aprender cosas nuevas. Presentaos como la persona de carácter opuesto y a lo mejor será este aspecto él que decide vuestra aceptación.

Todo el mundo quiere tener en su equipo a una persona maja y curiosa.

Mostrad que sois así.

4.Conectar

La carta de presentación sirve para describir las cualidades y habilidades. Esta carta nos permite conectar los requisitos del puesto con nuestras experiencias aparentemente no relacionadas.

Contamos una historia. Empezamos con las habilidades retocadas para coincidir con los requisitos. Acabamos con unas frases donde convencemos al lector de la oportunidad única de tenernos en su equipo.

En cada trabajo conseguimos cualidades como la comunicación, asertividad y valor.

Lo importante es intentar a ser auténticos. Dejamos de usar palabras técnicas, cuyo significado se nos escapa. Usamos términos del habla diaria. Los encargados son listos y saben leer entre líneas. Se dan cuenta de las dudas que intentamos esconder. La única manera es seguir siendo la misma persona.

Con un poco de ingenio, gracia y pasión, todos pueden conseguir el trabajo deseado.

Hay que seguir intentándolo a pesar del rechazo. O el segundo y el tercer rechazo.

**Saludos Oliver**