exito

Inteligencia emocional; 3 pasos para el éxito estable

Muchos de los proyectos nuevos fracasan, es así. Inteligencia emocional es el resultado de la investigación de los fracasos que ocurren a los proyectos jóvenes. Esta teoría en cierto modo, describe las razones por las que una compañía joven acaba antes de demostrar su potencial. Presenta el factor nuevo del éxito.

Daniel Goleman es el autor del libro Inteligencia emocional. Este fenómeno, según el psicólogo, contiene 5 componentes:

Consciencia y Regulación de sí mismo, Motivación, Empatía, Habilidades sociales

La cuenta de la confianza

La cuenta emotiva es una metáfora de la cantidad de la confianza en el equipo. Ésta la guardan los miembros en la forma de recuerdos y experiencias, y de la pueden sacar fuerza para los momentos difíciles.

Si la cuenta está financiada correctamente, los miembros se sienten protegidos y están dispuestos a trabajar al 100%. Quiere decir; Cuánto más unidos están los miembros del equipo, tanto más eficientes serán y producirán mejores resultados.

Si la cuenta emotiva está en número rojo, el equipo no es capaz de solucionar problemas que puede tener consecuencias fatales para el proyecto. Porque si los miembros no tienen la confianza entre ellos y no se sienten atraídos por los demás, será más fácil para ellos abandonar el barco que se hunde.

¿Cómo saber si a su equipo le falta la inteligencia emocional?

Hay que fijarse en unas señales de aviso.

Los miembros del equipo…

*…se echan la culpa uno al otro

*…no preguntan (no les importa lo que hacen)

*…usan excusas

*…son arrogantes y no les importan las opiniones de los demás

*…se preocupan por las dificultades abstractas en vez de solucionar problemas actuales

¿Qué podemos hacer?

Primer ingreso a la cuenta emotiva se efectúa tras darse cuenta del saldo actual. El equipo con la cuenta emocional bastante alta tiene siempre temas para hablar, cada miembro tiene ganas de aprender cosas nuevas y enseñarlas al resto del equipo. Piensan y actúan como un organismo vivo.

1.Poner énfasis en el desarrollo de cada individuo

La mejor manera para establecer un agradable ambiente laboral es dar la oportunidad a todos miembros de desarrollar sus habilidades naturales. Dejarles enfocarse en sus puntos fuertes y contar con sus cualificaciones profesionales a la hora de repartir tareas. Así conseguimos que los miembros se sientan satisfechos con su trabajo diario, y que puedan lograr sus metas a través del equipo. Asimismo debe cada uno entender a su función y la responsabilidad relacionada.

Cómo empezar: Valoramos la inteligencia emocional del equipo. Apoyamos regularmente y visiblemente cada uno de los miembros. Hablamos con el equipo sobre la situación actual, dejamos que se expresen y juntos pensamos en la solución.

2.Mostrar el apoyo de la dirección

Participación de la dirección en los proyectos puede ser uno de los factores que deciden si el proyecto llegará al éxito o no. Porque incluso los jefes debería ingresar en la cuenta emocional su parte. El equipo será más fuerte con el apoyo del jefe.

Cómo empezar: Como encargados debemos asistir a las juntas, apoyar la creatividad del equipo tras unos impulsos o pequeños beneficios. Presentamos el proyecto en el público y nos aseguramos de la propagación eficaz.

3.Procurar las comunicación clara y transparente

Si entre los miembros funcionan las relaciones transparentes, la comunicación con el cliente es más fácil. El equipo actúa uniforme. La clave es la discusión regular sobre las actividades actuales, y las decisiones colectivas relacionadas con el proyecto.

El trabajo en el equipo que tiene alta cuenta emocional es una experiencia muy valorable que en sí misma anima para seguir creciendo. Esta sensación domina en el equipo en el que los miembros se sientes bien y contentos. Para llevar al éxito un nuevo proyecto hace falta este tipo de equipo. Porque sólo este equipo tiene potencial de conseguir el éxito y mantenerlo por mucho tiempo.

**Saludos Oliver**