vivir mejor

Mejor vida en un mes, ¿podrás conseguirlo?

Cada uno tiene su meta. Uno quiere ganar mucho dinero, otro quiere estar en forma, hablar cinco idiomas o mejorar relaciones. ¿Y qué tal algo universal? Os voy a enseñar cómo mejorar vuestra vida en un mes.

Los siguientes días marco de 1 a 31 para orientarse. Sin fechas. Podéis empezar en la mitad del mes. Pero intentad cumplir todos días estos pequeños desafíos. Ninguna llevará más de un par de minutos…

1º día – Hacer alguna pequeñez para otra persona

Sin preguntar, sin pensar si nos lo devuelve, podemos compartir con él un conocimiento útil, presentarle a alguien interesante. Simplemente hacemos algo que le ayuda en su desarrollo.

2º día – Compartir la felicidad con la gente más cercana

Buscamos algo positivo de este día y lo compartimos con los amigos o familia. La felicidad compartida se multiplica si la compartimos con la gente correcta. Los que lo hacen por lo menos una vez a la semana son más felices.

3º día – Tomar el descanso

Todos a veces nos excedemos en el trabajo, como resultado llega el cansancio, perdemos la harmonía, amigos y la felicidad en general. Sufrimos de la sensación que si cada día no hacemos algo productivo, fallamos. Este día dejamos todo al lado y simplemente nos relajamos. Retardamos el tiempo para darnos cuenta que la vida es una maravilla si apreciamos lo que ya tenemos.

4º día – Empatizar con otra persona

Para desarrollar nuestra empatía y compasión hace falta pensar en la situación de otra persona. Intentamos entender su dolor, frustración y comprender que sus emociones pueden ser tan reales como las nuestras.

5º día – Pensar del sentido de la vida

Igual no es lo mejor trabajar 10 horas al día durante próximos 30 años y luego por fin llegar a jugar el golf (con el palo francés) en Florida. ¿No tiene más sentido empezar a vivir en el presente?

6º día – Ceder la gloria a otro

A lo mejor conocéis la sensación de dejar la gloria a otra persona. Nuestro ego se fastidia un poco, sin embargo, facilitamos a otra persona querida disfrutar del triunfo. Este nuevo héroe se siente importante, le hace feliz tanto como a nosotros.

7 día – Dar las gracias por lo que podía haber salido peor

Mi abuelo siempre decía: “Cuando conduces te quejas de cada rojo en semáforo, pero nunca agradeces los verdes.” Es así, siempre nos quejamos porque lo malo no puede ser mejor, sin darse cuenta de que lo malo podría ser peor todavía. Aunque no nos pasa nada bueno este día, demos las gracias por no haber nacido en otro lugar del mundo donde falta la luz, agua, medicamentos y hasta el techo. Descubrimos que hay muchas cosas por las que podemos estar agradecidos.

8º día – Entrenar la paciencia

¿Os pitó y adelantó otro coche? Nos calmamos, respiramos y pensamos en que a lo mejor lleva a su hijo al hospital y por eso tiene tanta prisa. La paciencia ayuda relajarnos y ver con claridad las expresiones de los demás.

9º día – Proponer la paz

Por una discusión podemos perder una persona importante, tanto en la familia como en el trabajo. Aunque no somos nosotros los que deberían pedir perdón, hagamos una excepción este día.

10º día – Decir NO

La gente realmente contenta no coge más de lo que necesita, tiene sus límites. Si ven que algo les complica la vida saben decir NO. Así consiguen tiempo y energía decir SÍ a otras cosas.

11º día – Aumentar el entusiasmo

Si algo es bueno este día es fantástico. Disfrutamos de las pequeñas cosas con más energía positiva, con más pasión.

12º día – Trabajar como una hormiga

En el hormiguero cada uno actúa con disciplina y sin parar. Este día intentamos trabajar como ellos, concentrarnos en un paso, luego en otro. Sin distraernos trabajar este día a tope.

13º día – Sacar la sabiduría de otra persona

Buscamos conexiones interesantes, a alguien que nos puede enseñar algo nuevo, ayudarnos a desarrollar. Pensamos quién desde nuestro alrededor tiene más influencia, lo invitamos a tomar un café, lo escuchamos y nos inspiramos.

14º día – Sobrepasar la zona del confort

Una actividad que queremos hacer toda vida pero siempre la posponemos. Bajar en snowboard, preparar sushi, hacer alguna actividad de adrenalina… Este día sobrepasemos nuestros límites.

15º día – Apuntar una cosa positiva

Aunque el día ha sido duro, cambiamos el modo de pensar hacia la positividad. ¿Qué he logrado hoy? ¿Qué he aprendido del error?

16º día – Un cuarto de hora

Se dice que 15 minutos de cualquier actividad cardio sustituye una dosis de antidepresivos. Podemos hacer cualquier cosa pero aguantar por lo menos 15 minutos es la clave.

17º día – Mejorar la respiración

De vez en cuando paramos y nos enfocamos en nuestra respiración por 2 minutos. Este método ayuda a concentrarse y baja la tensión del cuerpo.

18º día – Mandar un mensaje agradable

Dedicamos tan sólo 2 minutos para escribir un mensaje positivo con cuál agradamos a una persona cercana. Así iluminamos su día y también el nuestro.

19º día – Buscar algo que te hace reír

La risa influye al cerebro, éste funciona más eficaz y con creatividad. Con la risa se sueltan hormonas que calman el dolor.

20º día – Solucionar un problema del pasado

No importa si se trata del trabajo o una persona, lo importante es quitar el conflicto interior. Ningún problema desaparece si lo ignoramos, todo lo contrario, se hace más gordo.

21º día – Hacer reír a los demás

Él que sabe burlarse un poco de sí mismo es más tranquilo, creativo y productivo, hace decisiones claras y se lleva bien con los demás.

22º día – Fortalecer la fe

No hablo de la religión, sino de la creencia interior. Pasar por momentos difíciles nos hace al final más fuertes, no hay de que temer o escapar.

23º día – Escuchar bien a las personas

Hay que probarlo – prestar la máxima atención a la persona con la que hablamos, sin interrumpirla, sin pensar en otras cosas mientras habla, esperar hasta que acabe para intentar a ayudarla.

24º día – Elegir una actividad tranquilizante

¿Qué te gusta hacer? ¿Qué te tranquiliza? ¿Es una afición, naturaleza, amigos o deporte? Haz todo lo que te apasiona y aprovecha bien el tiempo.

25º día – Sonrisa y mirada a los ojos

Hay gente que no mira a los ojos no en casa, cuando camina por la calle ni siquiera en el trabajo. Este día probamos percibir otras personas como si les gustáramos. Las tratamos con respecto como si se lo merecieran. Saludamos a nuestros amigos, compañeros del trabajo con una sonrisa y con una mirada a los ojos.

26º día – Encontrar la soledad

Por 30 hasta 60 minutos desaparecemos del bullicio, tráfico y de la locura de la vida. Salimos de casa, encontramos un sitio tranquilo, cerramos los ojos y respiramos a hondo. Pensamos en cosas buenas que hay en nuestra vida, las caras contentas que tenemos en nuestro alrededor.

27º día – Buscar otro lado de la moneda

Todo tiene dos lados. Para ver la positiva, pretendemos buscar en cada malo lo bueno. Aprendemos recibir las reacciones de la gente, cambiar los pensamientos negativos y mantener relaciones.

28º día – Un intento más

Hay momentos cuando queremos abandonar el barco, meternos en la cama y dejarlo todo. Ahí debemos encontrar en nuestro interior los restos de la pasión, decisión y seguir delante una vez más. Puede que esta vez saldrá bien, y si no siempre buscamos la fuerza para seguir.

29º día – No ser demasiado duro consigo mismo

Nadie es perfecto, todos cometemos errores. Nos ponemos delante del espejo, acariciamos a la persona que vemos en él, le regalamos una sonrisa y la animamos. Pensamos en cada detalle por que nos queremos.

30º día – Hacer algo espontáneo

Cortamos el camino desde pensar y hacer. Hacemos lo que se nos ocurre ahora mismo. Hacemos algo que tememos y nos averiguamos que el temor pierde el poder.

31º día – Pasar un rato con una persona mayor

La gente mayor es como un pozo lleno de recuerdos y experiencias. Por estupidez los desprecian. Hay tantas cosas que podemos aprender de ellos, qué tal por ejemplo escuchar, tener paciencia, sabiduría, agradecimiento o bondad.

Nuestra vida mejora, no porque cambien las circunstancias, sino porque cambiamos nuestro punto de vista. Nos damos cuenta de todos los colores que tienen los días, siempre y cuando queramos. Si vemos el gris y negro, la culpa no es de la vida ni de otra gente…

Un mes basta para aprender con pasos pequeños lo bueno que nos prepara cada día. Seremos felices y contentos. La felicidad no es algo que cae desde el cielo, es la sensación interior causada por el estado mental.

**Saludos Oliver**